Publicado 14/10/2020 11:27CET

La AHE prevé que los saldos en cartera sigan bajando en 2021 por la incertidumbre de la segunda ola de Covid

Firma de documentos, contratos
Firma de documentos, contratos - GOBIERNO DE ARAGÓN - Archivo

MADRID, 14 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Asociación Hipotecaria Española (AHE) prevé que los saldos en cartera de las entidades financieras continuarán experimentando un ajuste a la baja durante el próximo ejercicio debido al escenario de incertidumbre que continuará imperando, agravado en gran medida por la segunda ola del coronavirus.

Así consta en la última actualización de las estadísticas sobre la actividad crediticia hipotecaria, con fecha de junio de 2020, publicada este miércoles por la AHE.

La asociación considera que la economía seguirá asistiendo a un contexto de malas perspectivas tanto en la demanda interna como externa, con un grado de incidencia elevado sobre el negocio hipotecario, en tanto no se den las condiciones para una firme recuperación.

Sin embargo, este contexto de "claro deterioro y volatilidad", presenta dos dinámicas distintas según el segmento de financiación. En este sentido, se observa que el total de crédito concedido al sector privado residente, después de casi una década encadenando sucesivas caídas, registra por primera vez en el primer semestre de 2020 un aumento interanual de un 2,2%.

La AHE explica que este crecimiento del saldo vivo ha sido en gran medida el resultado de una mayor demanda de fondos por parte de las empresas en el marco de los programas públicos de apoyo financiero, no siendo tan evidente esta demanda en el caso de los hogares.

CRECE EL CRÉDITO A EMPRESAS, PERO NO A HOGARES

Así, mientras que el crédito en circulación concedido para las actividades productivas ha crecido de forma "extraordinaria" este semestre en la gran mayoría de los sectores (+7,2% de forma agregada) y, en especial, en el sector de la hostelería (+26,9%), el crédito a la financiación de gastos de los hogares ha mostrado incluso una caída interanual más pronunciada que en relación con los trimestres anteriores (-1,8%).

En la misma línea, se encuentra el saldo vivo hipotecario otorgado por las entidades de depósito, que se mantiene dentro de la senda esperada, con una disminución del saldo de un 2,6% en el primer semestre de 2020.

En valores absolutos, se han dado de baja alrededor de 16.813 millones de euros en el último año, de forma que el saldo mantenido en cartera asciende a los 637.780 millones de euros.

Mientras, la partida de bancos y cajas ha desacelerado ligeramente el ritmo de desapalancamiento, desde un descenso del 2,9% que registró en el segundo semestre de 2019, hasta una caída del 2,8% del primer semestre de este ejercicio.

Igualmente, el saldo hipotecario de las cooperativas de crédito ha registrado una disminución interanual del 0,2% este semestre, en comparación con el incremento del 0,8% observado a finales de 2019.

En relación con los recursos empleados por las entidades de crédito para financiar sus carteras crediticias, se muestra un repunte interanual de un 2,7% en el total de títulos hipotecarios emitidos en el primer semestre de 2020, situándose su saldo en los 324.114 millones de euros. "Este saldo estaría permitiendo financiar aproximadamente la mitad de la cartera hipotecaria gestionada", señala el documento.

Concretamente, la AHE indica que el saldo vivo de las cédulas hipotecarias, a pesar de la caída de la actividad hipotecaria, ha mantenido un tono "muy dinámico", creciendo a razón de un 6,7% en el primer semestre de 2020.

Por su parte, los activos hipotecarios titulizados han seguido experimentado caídas interanuales, siendo más acusada en el caso de las participaciones hipotecarias, que han presentado una disminución del orden de un 17,3% en el primer semestre de 2020, que en el de los certificados de transmisión hipotecaria, que han experimentado una caída de un 3,5%.

Por otro lado, los depósitos del sector privado residente siguen cobrando fuerza y se mantienen como alternativa ante posibles imprevistos derivados de una situación de adversidad como la actual, presentando un crecimiento en el segundo trimestre de 2020 de un 6,8%, frente al 3,4% o el 4,6% de los trimestres inmediatamente anteriores.

Contador