Publicado 29/06/2020 19:04:23 +02:00CET

Albella (CNMV) ensalza las función de los bajistas y espera no tener que prohibirlos más

El presidente de la CNMV, Sebastián Albella, en su comparecencia en el Congreso
El presidente de la CNMV, Sebastián Albella, en su comparecencia en el Congreso - CONGRESO

MADRID, 29 Jun. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Sebastián Albella, espera no tener que prohibir más las posiciones cortas, una herramienta absolutamente excepcional y pensada para situaciones de gran amenaza, y ha ensalzado la función positiva de este tipo de inversiones en el mercado.

Durante su intervención en la Comisión de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Albella ha subrayado la "mala prensa" que tiene prohibir las apuestas bajistas y por eso los seis países --Francia, Italia, Bélgica, Australia, Grecia y España-- que decidieron imponer esta medida intentaron antes conseguir que se decretara a nivel europeo.

Albella ha afirmado que diversos estudios empíricos demuestran que el efecto de su prohibición en los precios es "mínima y absolutamente efímera", mientras que a su vez genera un menor volumen de negociación y de liquidez.

Además, ha asegurado que la operativa en corto permite identificar fraudes. "Si en Alemania se habría hecho caso a los bajistas probablemente el fraude de Wirecard se hubiera identificado", ha indicado, añadiendo que la firma tenía un alto nivel de posiciones cortas desde hacía tiempo porque seguramente estos inversores habían identificado que era "débil y estaba incurriendo en estafa".

Otra de las funciones positivas a las que se ha referido el presidente del supervisor de los mercados es la de dar liquidez en el lado vendedor, permitiendo que los 'spreads' sean más pequeños y que los costes de transacción se reduzcan.

Al mismo tiempo, ha destacado las posiciones bajistas sobre el mercado contribuyen a desinflar burbujas, evitando o minimizando las perturbaciones que se producen desde el punto de vista de la estabilidad financiera.

No obstante, ha reconocido que su prohibición por el coronavirus tuvo todo el "sentido del mundo" para tratar de dar confianza, ya que permitió contribuir a calmar un poco la espiral bajista del momento.

"En este tipo de situaciones la gente no solo vende porque considere que las perspectivas económicas pueden ser malas, sino que vende también porque ve al vecino vender, generándose situaciones de nerviosismo", ha indicado.

Albella también ha admitido que no le gusta prohibir las posiciones cortas y que de algún modo el organismo siente presión por tomar alguna decisión en situaciones de alta volatilidad. "Todos nos miran a los supervisores y quieren que hagamos algo. El simple hecho de hacerlo les tranquiliza", ha añadido.

El presidente de la CNMV ha recordado que esta decisión cautelar adoptada el pasado mes de marzo solamente se ha acordado en momentos muy concretos, como en 2009, en 2012 y en modo muy específico en el caso de Liberbank. "Espero que no tengamos que prohibir más las posiciones cortas", ha subrayado.

Sobre los dividendos de las compañías, Albella ha dicho que las cotizadas son lo suficientemente "responsables y adultas" para decidir. Solamente en el sector de las entidades de crédito entiende que se hayan dado consejos como parte de la supervisión prudencial.

"No creemos que tenga sentido realizar una recomendación de manera general a las sociedades cotizadas", ha precisado, añadiendo que es un tema "complejo" y que desde la CNMV respetan absolutamente cualquier decisión.

Contador