Publicado 09/02/2024 11:28

Axa advierte de que la deuda pública presionará los tipos reales y se decanta por el crédito corporativo

Chris Iggo, Chief Investment Officer de Axa Investment Managers y Presidente del AXA IM Investment Institute.
Chris Iggo, Chief Investment Officer de Axa Investment Managers y Presidente del AXA IM Investment Institute. - AXA IM

MADRID, 9 Feb. (EUROPA PRESS) -

Axa Investment Managers (IM) ha alertado este viernes en un informe de mercado de que los altos niveles de endeudamiento público presionarán los tipos reales al alza y, por ello, ven mas potencial en la deuda corporativa.

El director de inversiones de la gestora, Chris Iggo, ha aducido en el estudio que la Administración estadounidense está más endeudada y más apalancado que el sector corporativo del mismo país, en tanto que, desde finales de 2008, la deuda pendiente del Tesoro de Estados Unidos ha aumentado un 289%, frente a la deuda corporativa, que ha crecido alrededor de un 130%, según datos de la Reserva Federal (Fed).

A la vista de esos datos, Iggo ha sostenido que no ve con claridad que los diferenciales de los bonos corporativos deban subir mucho más, si bien el aumento del endeudamiento público "podría hacer subir los rendimientos de los bonos del Tesoro, por lo que cubrir el riesgo de duración en algún momento puede ser una necesidad".

Con todo, el ejecutivo ha extendido el caso más allá de Estados Unidos y ha argumentado que las grandes economías desarrolladas han experimentado aumentos en las relaciones entre la deuda pendiente y el PIB desde la pandemia y de que hay "pocas señales" de que estas relaciones disminuyan, "especialmente con tipos de interés reales más altos a medida que la inflación disminuye".

En ese sentido, ha citado datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) para apuntar que en 2024 el pasivo financiero bruto (deuda) del gobierno de Estados Unidos se situará en casi el 124% del PIB este año; para el Reino Unido la estimación es del 103%; para Francia del 120% y para Italia, del 148%.

Todo ello, ha considerado Iggo, son razones de peso por las que "es probable que los tipos reales se mantengan cerca de los niveles actuales, o potencialmente por encima de ellos, durante algún tiempo".

Ligado a esto, desde Axa IM han apuntado que, a la espera de un giro en la política monetaria (el mercado sitúa los primeros recortes de la Fed y el BCE en primavera) y el cambio que suponga en las cotizaciones de la deuda púbica, el crédito "parece atractivo" debido a la rentabilidad adicional de los diferenciales que obtienen los inversores, incluso asumiendo un riesgo de duración adicional en comparación con el efectivo.

En la misma línea, Iggo ha expresado su preferencia por los mercados de crédito ya que ofrecen mayores rendimientos potenciales, con un rendimiento inicial de alrededor del 5,1% (un punto por encima de la deuda pública, que además iría ampliándose en 2025) para el grado de inversión ('investment grade') de Estados Unidos y el potencial de ganancias de capital que se suman al rendimiento total.

A favor de la deuda corporativa, también han señalado a factores como que en este ciclo, a diferencia de otros anteriores, el sector no ha experimentado grandes aumentos en el apalancamiento, ni en el ámbito corporativo ni en el de consumo, gracias a que durante la pandemia los gobiernos y bancos centrales proporcionaron apoyo fiscal y liquidez.

"De ahí que hayamos visto un impacto sorprendentemente limitado (hasta ahora) de los tipos más altos en la actividad económica", ha agregado Iggo.

Según las estimaciones de la entidad, los ratios de apalancamiento en el mercado de bonos 'investment grade' de Estados Unidos se sitúan en torno a las 3,0 veces, mientras que en el mercado 'high yield' (mayor rentabilidad a costa de asumir un riesgo más elevado) se sitúan en torno a las 4,0 veces.

Contador