Publicado 10/05/2022 17:23

Banco de España señala la buena tendencia de la banca hasta marzo, pero recuerda los riesgos de la guerra

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, interviene en la primera jornada del encuentro de Banca del IESE (Instituto de Estudios Superiores de la Empresa) y EY, en IESE Madrid, a 10 de mayo de 2022, en Madrid (España).
El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, interviene en la primera jornada del encuentro de Banca del IESE (Instituto de Estudios Superiores de la Empresa) y EY, en IESE Madrid, a 10 de mayo de 2022, en Madrid (España). - Cézaro De Luca - Europa Press

MADRID, 10 May. (EUROPA PRESS) -

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, ha afirmado que el sector bancario español afronta el impacto de la guerra en Ucrania con una situación de comportamiento "moderado del crédito", recuperación de la rentabilidad a niveles prepandemia y mantenimiento de los niveles de solvencia.

Sin embargo, ha alertado de que, pese a esta evolución favorable, la guerra en Ucrania supone una "perturbación" en la estabilidad financiera, al tiempo que ha advertido de los "riesgos de crédito latentes", asociados a la mayor proporción de préstamos en vigilancia especial, concentrados en sectores especialmente afectados por la pandemia de Covid-19.

Durante su intervención en el 17º Encuentro del Sector Bancario organizado por el IESE, De Cos ha afirmado que ha abordado la situación del sector bancario ante los retos económicos en la actualidad, destacando especialmente los riesgos indirectos que representa la invasión de Ucrania por parte de Rusia en el contexto de recuperación económica que se estaba desarrollando tras la crisis sanitaria.

Ha indicado que esta nueva perturbación alcanza al sector bancario español "en un contexto en el que su capacidad de resistencia se mantiene, en líneas generales, elevada, y en el que se había recuperado los niveles de rentabilidad previos a la crisis de la pandemia".

En concreto, ha afirmado que, durante el primer trimestre del año, la banca ha mantenido una tendencia positiva de la rentabilidad y que el resultado ordinario de los seis bancos cotizados (Santander, BBVA, CaixaBank, Bankinter, Banco Sabadell y Unicaja Banco) aumentó más de un 30% en tasa interanual, con subidas de entre el 9% y el 10% tanto en el margen de interés como en las comisiones.

Además, las pérdidas por deterioro se redujeron un 9% con respecto a marzo de 2021. "No obstante, debe tenerse en cuenta que el impacto económico de la guerra no se había materializado completamente en el primer trimestre"; cabe recordar que la guerra en Ucrania comenzó el pasado 24 de febrero, si bien ya se registraron momentos de volatilidad desde el inicio del año por las tensiones geopolíticas en la zona.

Ha sostenido que la guerra en Ucrania "introduce nuevos riesgos" para la estabilidad financiera y ha ha recordado que, a pesar de que las exposiciones del sector bancario española a Rusia y Ucrania son "muy reducidas, los efectos indirectos "pueden ser significativos", especialmente a través del impacto en las familias y en las empresas cuya recuperación tras la pandemia "estaba siendo más lenta o tardía y cuya solvencia puede verse deteriorada".

Además, ha alertado de que los "elevados" niveles de endeudamiento y déficit público implicarían que la economía española es "vulnerable" a un posible deterioro de las condiciones de financiación, y limitarían el espacio fiscal para "reaccionar ante la materialización de nuevos riesgos y mitigar sus efectos".

CALIDAD CREDITICIA

De Cos también ha señalado la caída registrada en los créditos dudosos contemplados en los balances bancarios, aunque ha alertado de la existencia de "deterioros latentes en las carteras de crédito".

Así, ha indicado que los préstamos en vigilancia especial siguieron aumentado a finales de 2021, aunque a un ritmo más moderado que en trimestres anteriores, al igual que las refinanciaciones, que crecieron un 14%.

"Las mayores señales de deterioro se observan en los sectores de actividad más afectados por la pandemia", como la hostelería o el transporte. En estas actividades, el peso conjunto del crédito dudoso y en vigilancia especial se acercaba al 24% en diciembre de 2021, frente a unos pesos respectivos del 17,7% en los sectores moderadamente afectados y del 15,5% en los menos afectados.

El Banco de España también ha recordado que los préstamos avalados por el ICO también han registrado "un cierto deterioro" en su calidad crediticia en 2021, aunque a un ritmo menor que en el semestre previo. El crédito garantizado a través del ICO clasificado en vigilancia especial alcanzó el 20,2% en diciembre de 2021, 3,9 puntos porcentuales más desde junio de 2021.

"Estas exposiciones de crédito que presentan alguna señal de deterioro son las que pueden ser, a su vez, más vulnerables a la materialización de los riesgos en el contexto actual", señala el supervisor, que considera "necesario" realizar un seguimiento con "especial atención" a estas exposiciónes, así como realizar un reconocimiento "temprano y adecuado" de las potenciales pérdidas que pueda haber.

VIGILANCIA ESTRECHA Y PRUDENCIA

Ha concluido que el sector español ha tenido una "capacidad de resistencia adecuada" ante la crisis económica ocasionada por la pandemia, manteniendo la provisión de crédito al sector privado y un nivel adecuado de solvencia. Igualmente, ha podido recuperar su rentabilidad "de forma rápida".

"No obstante, dado el alto nivel de incertidumbre y dada la envergadura de los potenciales riesgos que hay en el horizonte, siguen siendo particularmente necesarios una vigilancia estrecha de los riesgos y un comportamiento prudente por parte de las entidades", ha afirmado el gobernador.

Contador