Publicado 07/10/2021 15:07CET

El BCE consideró una mayor reducción de compras de activos en septiembre, según las actas de la reunión

La presidenta del BCE, Christine Lagarde, durante la rueda de prensa posterior a la reunión de política monetaria del BCE el 09/09/2021.
La presidenta del BCE, Christine Lagarde, durante la rueda de prensa posterior a la reunión de política monetaria del BCE el 09/09/2021. - BANCO CENTRAL EUROPEO

MADRID, 7 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) debatió una reducción mayor que la anunciada en el ritmo de compras de activos al amparo del programa de emergencia contra la pandemia (PEPP) durante su reunión de política monetaria de septiembre, según se desprende de las actas de dicho encuentro, publicadas este jueves.

"Se argumentó que una aplicación simétrica del marco del PEPP implicará una reducción más sustancial de ritmo de compras, también debido a los posibles efectos colaterales de un elevado ritmo de compras", se recoge en las actas del cónclave, celebrado entre el 8 y el 9 de septiembre.

No obstante, otros miembros del Consejo de Gobierno argumentaron en contra de esa idea por la "repreciación de los rendimientos nominales de los bonos". En su opinión, esa situación obligaba a una reducción prudente en el ritmo de compra.

"Se expresó una preocupación sobre que un ritmo más lento podría inducir percepciones al mercado de que una política monetaria más dura, lo que podría endurecer las condiciones de financiación", se desprende de las actas del encuentro. Algunos participantes de la reunión también argumentaron que una reducción en el ritmo de compras se podría interpretar como 'tapering', lo que tendría efectos negativos para el resto de componentes de la política monetaria.

Durante la reunión del organismo también se debatió sobre la inflación de la zona euro. En general, la mayoría de los banqueros centrales consideró que los riesgos para la inflación estaban alineados al alza. Algunos miembros indicaron que existía el riesgo de que el alza de precios en 2023 fuera mayor de lo esperado.

Los miembros también alertaron de que si se tuviera en cuenta el coste de las casas ocupadas por los propietarios, la inflación sería todavía mayor de lo que es actualmente. Además, aunque el alza reciente en los precios es "temporal", solo haría falta que una pequeña parte de ese incremento se convirtiera en permanente para que la inflación se acercara al objetivo del 2% más rápido de lo previsto.

Ante esta argumentación, se argumentó que la infraestimación en los últimos meses de la inflación se tiene que interpretar en el contexto de un "largo periodo" en el cual el BCE ha sobreestimado el ritmo de la inflación.

En la reunión de septiembre, el BCE finalmente decidió rebajar moderadamente el ritmo de compras al amparo del PEPP para el último trimestre del año en comparación con los dos trimestres anteriores, cuando el ritmo se había elevado en comparación con el primer trimestre.

"Sobre la base de una evaluación conjunta de las condiciones de financiación y de las perspectivas de inflación, el Consejo de Gobierno considera que pueden mantenerse unas condiciones de financiación favorables con un ritmo de compras netas de activos en el marco del programa de compras de emergencia frente a la pandemia (PEPP) ligeramente inferior al de los dos trimestres anteriores", explicó el mes pasado el BCE.

Contador