Publicado 17/05/2023 14:11

Dancausa (Bankinter) afirma que la Autoridad del Cliente Financiero es "redundante, no es necesaria"

La consejera delegada de Bankinter, María Dolores Dancausa, durante la segunda jornada del 18º encuentro del sector bancario, a 17 de mayo de 2023, en Madrid (España).
La consejera delegada de Bankinter, María Dolores Dancausa, durante la segunda jornada del 18º encuentro del sector bancario, a 17 de mayo de 2023, en Madrid (España). - Gustavo Valiente - Europa Press

MADRID, 17 May. (EUROPA PRESS) -

La consejera delegada de Bankinter, María Dolores Dancausa, ha cargado contra la Autoridad de Defensa del Cliente Financiero, cuyo proyecto de ley afronta mañana su último trámite en el Congreso de los Diputados con el debate y votación en el Pleno.

Dancausa considera que este nuevo organismo "no va a mejorar la calidad del servicio que prestan los bancos, ni va a contribuir a agilizar la tramitación de las quejas, ni, desde luego, va a contribuir a mejorar la reputación de la banca".

En cambio, se trata de un organismo "absolutamente redundante, no es necesario. Va a generar más confusión y más reclamaciones contra los bancos", ha apostillado durante su intervención en el 18º Encuentro de banca organizado por el IESE.

Así, se ha definido como "enemiga" de crear una nueva autoridad, cuando "las que existen funcionan adecuadamente", en referencia a los distintos servicios de atención al cliente de las entidades, al servicio de reclamaciones del Banco de España, al de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) o a la Agencia de Protección de Datos y a los tribunales de justicia, entre otros.

"Somos los más interesados en hacer bien las cosas, vivimos de nuestros clientes", ha defendido Dancausa, quien ha afirmado que si en la reputación de la banca primara la opinión de los clientes con cada una de sus entidades "la imagen de la banca sería muchísimo mejor".

Sobre la reputación del sector, ha asegurado que depende "de percepciones y no de realidades" y que hay "una parte de la sociedad, del Gobierno, de los medios de comunicación que no tienen una buena opinión de nosotros".

"Cuando buscamos el origen, está en que no se hizo un diagnóstico objetivo y desapasionado de las causas que provocaron la crisis financiera [de 2008]", ha explicado Dancausa. Ha reconocido que una parte del sector tuvo problemas "serios", pero que se metió "a todas las entidades en el mismo saco".

"Nunca se ha querido distinguir entre cajas de ahorro y bancos, entre unos bancos y otros, sino que era la búsqueda del culpable. A los gobernantes les resultó mucho más fácil no hacer el diagnóstico y nadie más a mano y más idóneo que la banca. Es lo que venimos padeciendo desde hace mucho años", ha afirmado.

También se ha referido al 'rescate' a las cajas de ahorro, algo por lo que la banca "sigue pagando el pato". "Esas cajas, con esa gestión nefasta que realizaron a cargo de políticos nos metieron a todos en el mismo saco. Los bancos sanos no solo no participamos de ello, sino todo lo contrario, contribuimos al rescate de los depositantes de esas cajas y de la Sareb", ha trasladado.

Ha matizado, sin embargo, que no quiere eximir a la banca de "algunas responsabilidades o errores" que ha cometido el sector, como la venta de productos a perfiles que "no eran los adecuados" o que eran "correctos, pero se han demonizado", poniendo como ejemplo la comercialización hecha por Bankinter de hipotecas multidivisas.

"Esas hipotecas multidivisas en yenes las vendimos a muchos clientes, quizá a más de los que debíamos, pero a muchos usuarios les fue muy bien. Con los que no les han ido tan bien han encontrado despachos de abogados cuya fuente de negocio es reclamar contra la banca y donde nos ponen como si fuéramos más o menos forajidos que nos estamos aprovechando de la ignorancia de los clientes que no saben nada", ha afirmado al respecto.

Sin embargo, Dancausa ha afirmado que muchos de estos clientes que han reclamado han continuado siendo clientes del banco y que, en algunos casos, no eran perfiles adecuados, pero que en otros eran notarios o personas con postgrados o directores financieros.

Además, ha señalado que hay una parte del negocio bancario que es "desagradecida" como es exigir el retorno del dinero prestado. "Es algo a lo que no podemos renunciar, por muy difícil que nos lo pongan", ha defendido. "No quiero ni contar si el cliente entra en la vía del recobro", ha apostillado.