Publicado 24/06/2022 11:11

Economía.-(AMP) Ibercaja opta por crear el fondo de reserva y saldrá a Bolsa cuando las condiciones sean "más propicias"

Archivo - Sede Ibercaja
Archivo - Sede Ibercaja - EUROPA PRESS - Archivo

MADRID, 24 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Fundación Bancaria Ibercaja, principal accionista de Ibercaja Banco, ha comunicado este lunes su decisión de crear el fondo de reserva y retrasar su salida a Bolsa cuando las condiciones sean "más propicias", según la notificación que ha remitido este viernes a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

En concreto, señala que ha recibido la aprobación del Banco de España a su Plan Financiero para 2022, en el que se incluye la creación de un fondo de reserva equivalente al 1,75% de los activos ponderados por riesgo del banco, en torno a 316 millones de euros, con datos a cierre de 2021. El periodo máximo para la dotación de este fondo se extiende hasta finales de 2025, especifica la institución.

Las dotaciones al nuevo fondo de reserva procederán íntegramente del dividendo que el banco distribuya a la fundación, sobre la base de los beneficios ordinarios procedentes de su actividad en los próximos años, de acuerdo con las proyecciones recogidas en el plan de negocio de Ibercaja Banco.

Con un 'pay out' previsto del 60%, la fundación señala que no habrá necesidad de efectuar ninguna operación excepcional de desinversión y dividendo extraordinario para alimentar este fondo de reserva.

De esta forma, la fundación se libera de la fecha límite del 31 de diciembre de 2022 para salir a Bolsa, un procedimiento que se incluía en la Ley de Cajas de Ahorro y Fundaciones Bancarias para reducir las participaciones de las fundaciones en las antiguas cajas de ahorro por debajo del 50%.

La normativa contempla que haya fundaciones que tengan una participación superior al 50% en estas entidades, si bien obliga a la elaboración de un plan de diversificación de sus inversiones para minimizar riesgos y constituir este fondo de reserva para garantizar la financiación del banco en situaciones de dificultades.

Además, no pueden ejercer los derechos políticos cuando participen en incrementos de capital en determinadas condiciones y la distribución de dividendos deberá ser aprobada por un quórum y una mayoría reforzados de la asamblea general.

"Con este conjunto de medidas se promueve que las fundaciones bancarias reduzcan paulatinamente su participación en las entidades de crédito, a fin de que el proceso de reestructuración del sistema financiero español concluya en un período de tiempo razonable", recoge la Ley de Cajas de Ahorros y Fundaciones Bancarias.

LA SALIDA A BOLSA, CUANDO LAS CONDICIONES SEA "MÁS PROPICIAS"

Sin embargo, ni la fundación ni el banco han descartado una salida a Bolsa, sino que la han aplazado hasta que las condiciones sean "más propicias". Ibercaja había apostado por esta solución para reducir la participación de la fundación en su accionariado, si bien las condiciones del mercado en los dos últimos años han producido reiterados retrasos.

En este sentido, la entidad estaba preparada para salir al mercado en marzo de 2020, aunque la llegada de la pandemia de Covid-19 dio al traste con los planes de su debut en el parqué; unos preparativos que el banco había iniciado a finales de 2018.

En un principio, las entidades bancarias sujetas a la normativa de la Ley de Cajas de Ahorro y Fundaciones Bancarias que habían optado por salir a Bolsa --en lugar de crear el fondo de reserva-- tenían de plazo para realizar el procedimiento hasta 2020, aunque el Gobierno amplío el perioro otros dos años, hasta el 31 de diciembre de 2022, a consecuencia de la pandemia.

Por ello, este ejercicio iba a ser el último en el que Ibercaja podría cumplir el mandato, aunque se especulaba con la posibilidad de que el Ejecutivo diese más tiempo a fin de que se pudiese llevar a cabo el salto al parqué del banco.

Con la intención de cumplir con los planes de comenzar a cotizar, Ibercaja anunció el pasado 20 de enero su intención de salir a Bolsa mediante una oferta pública inicial de venta de acciones ordinarias a inversores cualificados.

Sin embargo, a principios de febrero, el banco decidía retrasar la operación por la alta volatilidad registrada en los mercados a consecuencia de las tensiones geopolíticas, una situación que se agudizó tras la invasión rusa de Ucrania.

Desde entonces, el banco ha barajado varias 'ventanas' para realizar la operación, como la de abril o la de este mismo mes de junio, si bien la situación en los mercados sigue siendo volátil ante las incertidumbres generadas por el conflicto en Ucrania, la elevada inflación y las subidas de tipos.

Así, en los últimos meses, había ganado fuerza la opción de que crease un fondo de reserva, que liberase al banco de la obligación de salir a Bolsa antes de que acabase el año, sin descartar realizar la operación más adelante, la solución por la que finalmente se ha optado.

Contador