Publicado 29/07/2022 13:14

Economía/Finanzas.-(AMP2) Genç cifra en 250 millones el posible impacto sobre BBVA del nuevo impuesto a la banca

Archivo - El CEO de BBVA, Onur Genç, en la segunda jornada del encuentro de Banca del IESE (Instituto de Estudios Superiores de la Empresa) y EY, en IESE Madrid, a 11 de mayo de 2022, en Madrid (España).
Archivo - El CEO de BBVA, Onur Genç, en la segunda jornada del encuentro de Banca del IESE (Instituto de Estudios Superiores de la Empresa) y EY, en IESE Madrid, a 11 de mayo de 2022, en Madrid (España). - Cézaro De Luca - Europa Press - Archivo

Afirma que la entidad no descarta recurrir este tributo

MADRID, 29 Jul. (EUROPA PRESS) -

El consejero delegado de BBVA, Onur Genç, ha cifrado en 250 millones el posible impacto que generaría el nuevo impuesto a la banca, planteado por el Gobierno y que prevé gravar temporalmente con un tipo del 4,8% el margen de interés y las comisiones netas del sector bancario.

En la rueda de prensa para presentar los resultados del grupo bancario en el primer semestre, cuando la entidad ganó 3.100 millones de euros, un 59,3% más, Genç ha adelantado esta cifra basándose en el informe anual de 2021 y no ha descartado explorar "todas las iniciativas, incluyendo la judicial", si bien ha señalado que aún están a la espera de conocer los detalles definitivos y que aún hay incertidumbre sobre cuál será la aplicación final del impuesto.

La proposición de ley que presentaron ayer los socios en el Gobierno de coalición, PSOE y Unidas Podemos, contempla dos impuestos extraordinarios y temporales, uno a las energéticas y otro a la banca, si bien el planteamiento todavía debe pasar por el trámite parlamentario. Además, Genç ha señalado que hoy se está produciendo una reunión entre los sectores afectados y el Ministerio de Hacienda donde se espera conocer más detalles sobre las medidas propuestas.

Tanto ante analistas como ante la prensa, el consejero delegado del banco ha señalado que este nuevo impuesto es "una mala noticia" para España y que el país lo que "necesita ahora" es crecer, "no un impuesto a la banca".

Ha afirmado que este tipo de medidas no se aplican en otras geografías y que hay "muchos datos empíricos" sobre los efectos de estos gravámenes sobre la banca. Estos impuestos "llevan a menos inversión, menos financiación y, por tanto, menos crecimiento". Si se busca "restringir la actividad" de un sector, "esta es la manera", ha ahondado en la conferencia con analistas.

Genç también ha defendido que los impuestos se crean cuando hay "externalidades negativas", pero que la banca "no los tiene", sino que en cambio, ha sostenido el papel del sector a la hora de generar crecimiento. Igualmente, ha señalado que "no es el momento adecuado", en un contexto de incertidumbre provocada por las elevadas tasas de inflación o las subidas de tipos de interés.

Al respecto, ha recordado que, durante varios años, el sector ha operado en un entorno de tipos de interés negativos, lo que ha llevado a que la rentabilidad sobre recursos propios (ROE) de la banca española estuviese en el -1,1% de media entre 2011 y 2021, si bien en el ejercicio pasado cerró en el entorno del 6%, todavía por debajo del 10%.

"Se habla de beneficios extraordinarios, y no los estamos viendo. Lo que sí es extraordinario es la situación de intereses reales negativos en los últimos diez años", ha apuntado.

Asimismo, ha destacado la labor de la banca a la hora de financiar la transición sostenible al considerar que se "debería estar hablando" de cómo alcanzar la autosuficiencia energética, y no de repartir los costes de la crisis.

Relacionado con esta cuestión, Genç ha señalado la reducción de la inversión bancaria como una de las consecuencias directas del impuesto: "se reducirá la financiación de placas solares. Ese será el impacto directo, habrá menos crédito".

NO SE APLICA A LAS ENTIDADES MÁS PEQUEÑAS

Con los analistas, el CEO de BBVA ha indicado que este gravamen excluirá, previsiblemente, a las cajas e instituciones más pequeñas, ya que se aplicará a aquellas entidades cuyos ingresos se eleven por encima de 800 millones de euros, por lo que sostiene que podría afectar al nivel de competencia y que es "injusto". "Aunque fuese para todo el sector, sería injusto", ha añadido.

Sobre la postura que el Banco Central Europeo (BCE) pueda tomar ante el impuesto como supervisor de la estabilidad financiera de la eurozona, Genç ha recordado que la institución ha expresado opiniones "bastante firmes" en el pasado, donde consideraba que cualquier impuesto 'ad hoc' que grave a la banca "no sería deseable, ya que sería una carga injusta".

Los dos socios en el Gobierno de coalición, PSOE y Unidas Podemos, presentaron ayer una proposición de ley para gravar temporalmente con un tipo del 4,8% el margen de intereses y las comisiones netas de las entidades financieras con ingresos superiores a los 800 millones de euros, y con un tipo del 1,2% las ventas totales de las energéticas que facturen más de 1.000 millones de euros al año, así como una sanción para aquellas compañías que trasladen el impuesto a los usuarios.

El impuesto "excepcional y temporal" dirigido a "las grandes entidades financieras que ya han empezado a beneficiarse de la subida de tipos de interés", según ha argumentado el Gobierno, tendrá una duración de dos años y buscará recaudar 1.500 millones cada año.

Contador