Publicado 19/10/2022 11:08

La preferencia por los pagos en efectivo crece 5 puntos en 2021

Archivo - Javier Rupérez, presidente de la Plataforma Denaria.
Archivo - Javier Rupérez, presidente de la Plataforma Denaria. - LORENZO DURÁN - Archivo

El 80% de entrevistados entienden el dinero en efectivo como un bien público

MADRID, 19 Oct. (EUROPA PRESS) -

El dinero en efectivo fue el método de pago preferido por el 46,3% de los españoles en 2021, lo que supone un aumento de 5 puntos respecto a un año antes, aunque el pago con tarjeta siguió siendo el método más utilizado por el 48,3%, 4,7 puntos por debajo de un año antes, según refleja la encuesta sobre el uso y acceso al dinero en efectivo en España elaborada por GAD3 para la plataforma Denaria.

Muy por detrás del pago con tarjeta y en efectivo, los métodos más utilizados son el pago con el móvil (3,6%, frente al 4,4% anterior), Bizum (1,1%, frente al 0,9%) y transferencia bancaria (0,6%, frente a 0,5%).

La población de más de 65 años presenta una mayor preferencia por el uso del efectivo, siendo este el método de pago preferido para el 67,7% de este colectivo, frente al 31,1% del pago con tarjeta. En el lado contrario, la tarjeta es el medio de pago preferido para el 59,6% de los menores de 30 años, entre los que solo un 29,1% elige el efectivo como método favorito.

La encuesta también revela que el 80% de entrevistados también considera esencial la existencia del dinero en efectivo a la hora de hacer frente a situaciones de emergencias, crisis mundial como la de la pandemia o la guerra de Ucrania, un apoyo que es mayor entre los menores de 45 años y entre los usuarios habituales del efectivo y de tarjeta de crédito y débito.

Durante la presentación del estudio este miércoles en Madrid, el presidente de GAD3, Narciso Michavila, ha puesto en valor el crecimiento del efectivo como método más elegido. "Aunque es verdad que la mayoría prefieren el pago con tarjeta, estamos en un 'mitad y mitad' y, sobre todo, vemos que una vez que ha pasado la pandemia, ese miedo de que los billetes nos podían traer el Covid-19 ha desaparecido", ha afirmado.

De su lado, el presidente de la plataforma Denaria, Javier Rupérez, se ha mostrado "razonablemente satisfecho" con los logros conseguidos por la plataforma desde su creación hace un año y ha destacado que la encuesta pone de manifiesto que los ciudadanos "valoran muy favorablemente la posibilidad de disponer de distintas opciones para efectuar pagos, ya sea con tarjeta o efectivo".

"Estas encuestas, en parte, nos justifican. No porque queramos que todo el mundo vuelva a lo analógico, sino porque queremos que todo el mundo tenga la libertad de elegir el sistema de pago. Nos parece fundamental y desde ese punto de vista sentimos que estamos en la buena dirección y seguiremos insistiendo en la libertad, en la privacidad y en la capacidad de control del gasto", ha señalado Rupérez.

Los principales factores que avalan el uso del efectivo son el mantenimiento de la privacidad de los datos personales, que para el 72% de los encuestados es una de las principales problemáticas del uso de las formas de pago digitales.

La encuesta también revela que el principal motivo para mantener el dinero en efectivo y no sustituirlo por las nuevas formas de pago digital es el bajo riesgo de fraude para el 75% de los entrevistados, seguido de que es la forma de pago que más ayuda a controlar los gastos y a no endeudarse (73%) y a que es el único medio de pago que siempre funciona (69%).

EL CIERRE DE SUCURSALES REDUCE EL ACCESO AL EFECTIVO

El 93% de los entrevistados considera que el cierre de oficinas bancarias afecta al acceso y al uso del dinero en efectivo, en línea con el año anterior, mientras que las consecuencias más temidas por los entrevistados en el uso en las plataformas de pago digitales son la exclusión de estratos sociales como las personas mayores, personas con discapacidad o sin hogar, seguida del aumento del control sobre el ciudadano por parte de empresas tecnológicas y la gran fuente de ingresos que supone para estas mismas compañías.

Así, cuatro de cada cinco entrevistados estiman que en España existe una situación de exclusión financiera y el 57% (principalmente mayores de 45 años y habitantes en municipios de más de 100.000 habitantes) considera que cada vez es más difícil acceder al efectivo en España. "Curiosamente, estamos empleando más efectivo y va calando la sensación de que cada vez el derecho a poder emplear dinero en efectivo es menor", ha apuntado el presidente de GAD3.

En este sentido, el presidente de GAD3 ha avisado de que se está dejando a la población más mayor "totalmente abandonada" en el tema de la digitalización, no solo en sistemas de pago, sino también en lo relativo a la atención al cliente.

"Si vamos cerrando sedes bancarias, eliminando la posibilidad de que compren en sus comercios cercanos, cerrando en los sitios mas pequeños y las farmacias o los centros de salud, si a la persona mayor cuando viene a atenderle un técnico le obliga a firmar y no le envía las facturas en papel... Estamos dejando a la población mayor lejos de sus derechos. El avance no se puede ir construyendo en contra de la población que fue educada en otro entorno", ha defendido Michavila.

EL EFECTIVO COMO BIEN PÚBLICO

Por otro lado, el estudio revela que el 80% de entrevistados entienden el dinero en efectivo como un bien público, tres puntos más, el 78% como un medio de pago necesario, dos aspectos que han elevado su valoración positiva.

Asimismo, el 71% considera que la población debería defender el efectivo mediante su uso, una percepción que ha aumentado un 6% y que se mantiene como la primera opción de defensa del efectivo como método de pago, seguida del Gobierno de España y el Banco de España, con un 60%.

El estudio también señala que el 70% de los entrevistados valora positivamente que España promueva ante la Unión europea y el Banco Central Europeo (BCE) el uso del dinero en efectivo y cerca del 80% valora negativamente que las Administraciones Públicas no permitieran pagar en efectivo en algunas de sus instalaciones o servicios públicos, incumpliendo la ley.