Publicado 20/09/2022 10:34

Robeco anticipa que los inversores con carteras en dólares tendrán mayor rentabilidad en los próximos años

El estratega del equipo de multiactivos fundamentales de Robeco, Peter van der Welle.
El estratega del equipo de multiactivos fundamentales de Robeco, Peter van der Welle. - ROBECO

MADRID, 20 Sep. (EUROPA PRESS) -

La gestora neerlandesa Robeco espera que la rentabilidad de los activos se mantenga por debajo de sus promedios históricos a largo plazo durante los próximos cinco años, si bien aquellos inversores con una cartera en dólares tendrán unas perspectivas "más prometedoras".

Así lo destaca la firma en la duodécima edición de su informe anual de rentabilidad esperada a cinco años, que en esta ocasión se centra en el periodo comprendido entre 2023 y 2027, que ha denominado "la era de la confusión".

Ese título se debe al aumento de la incertidumbre en los mercados, que se refleja en unos niveles de volatilidad de casi el doble que antes de la pandemia, según las previsiones de los analistas acerca de los beneficios empresariales globales a 12 meses vista.

Robeco ha reducido en 0,25 puntos porcentuales su previsión de rentabilidad para la renta variable, con lo que se sitúa en el 4%, en tanto que ha advertido en el informe de que mantener el poder adquisitivo real en una cartera diversificada a escala mundial va a ser "muy complicado".

"Los periodos inflacionarios son, con mucho, los peores en lo que se refiere al poder adquisitivo de los inversores", ha incidido el informe, con lo que continuará la búsqueda de activos alternativos para cubrir el riesgo en renta variable.

De esta forma, la firma no ha rebajado su previsión para el sector inmobiliario, aunque se espera que las materias primas sigan generando resultados similares a los de la situación normalizada a pesar de los resultados del superciclo de las materias primas registrado en los últimos dos años.

En su escenario principal, que contempla un aterrizaje forzoso que atenúa la inflación, la firma prevé que la economía mundial experimente una recuperación "titubeante y fatigosa" y eso enfríe la demanda lo suficiente como para moderar la inflación.

Esta se situaría de media en torno al 2,6% en Estados Unidos, según sus previsiones, en tanto que ha rebajado su previsión para la tasa anualizada de crecimiento del PIB real para el país hasta el 1,75%, por debajo de la tendencia.

Asimismo, el empeoramiento de los factores demográficos provocará una deceleración del crecimiento de la actividad real de China por debajo del 5%.

El informe hace hincapié en que desde la coyuntura actual, es "totalmente plausible" que se produzcan en los próximos cinco años situaciones más extremas y divergentes, que van desde una deflación en toda regla tras un aterrizaje forzoso hasta una situación económica en la que se asienta la psicología inflacionaria.

"En nuestra opinión, el listón para que la inflación se afiance está bastante alto y las recesiones, que esperamos que se produzcan de una u otra forma en cada uno de nuestros escenarios, son muy desinflacionarias. Sin embargo, la posible aparición de una asimetría en la distribución de la frecuencia de inflación prevista en las economías desarrolladas es un hilo conductor clave de cara al periodo 2023-2027", ha destacado el estratega del equipo de multiactivos fundamentales de Robeco, Peter van der Welle.

CAMBIO CLIMÁTICO

El analista de la firma Laurens Swinkels ha explicado que el futuro se ha vuelto menos predecible, también en lo relativo a las consecuencias del riesgo climático.

"La magnitud exacta del cambio climático de cara a las próximas décadas es incierta, y su impacto sobre los precios de los activos es todavía más incierto. Sin embargo, lo que sí sabemos es que los responsables de la asignación de activos deben considerar seriamente el impacto a largo plazo del cambio climático sobre los resultados de las distintas clases de activos", ha incidido.

En este sentido, las economías desarrolladas tienen un menor riesgo climático que las emergentes, con una repercusión en su deuda pública y bonos corporativos en grado de inversión "entre escasa y nula".

En el caso de la renta variable de mercados desarrollados, existe una señal "ligeramente negativa" debido tanto a la disminución del crecimiento económico como a los riesgos físicos, en tanto que las materias primas son la única clase de activos con señal climática positiva, principalmente porque la transición energética y los riesgos climáticos físicos ejercerán presión al alza sobre los precios de dichas materias.

Contador