Publicado 10/06/2021 13:01CET

Estafas globales: Las estafas se convierten en el principal delito online

ÁMSTERDAM, 10 de junio de 2021 /PRNewswire/ -- Group-IB, una empresa de ciberinteligencia centrada en el adversario y en la caza de amenazas globales, especializada en la investigación y prevención de ciberdelitos de alta tecnología, ha publicado un análisis exhaustivo de los esquemas de fraude a escala mundial. En total, el fraude representa el 73% de todos los ataques online: el 56% son estafas (engaños que provocan que la víctima revele voluntariamente datos sensibles) y el 17% son ataques de phishing (robo de datos de tarjetas bancarias). Mediante el uso de tecnologías patentadas de Protección de Riesgos Digitales (DRP), los expertos de Group-IB detectaron más de 70 grupos de estafadores empleados sólo en uno de los esquemas fraudulentos, Classiscam, 36 de los cuales se dirigen a Europa. Se estableció que en un año los actores de la amenaza Classiscam estafaron a los usuarios 7.750.000 euros.

El 10 de junio, durante la conferencia online Digital Risk Summit 2021 (Ámsterdam), Group-IB presentó su investigación sobre diversos esquemas fraudulentos, obtenida gracias a redes neuronales y puntuaciones basadas en ML del sistema Group-IB Digital Risk Protection. Group-IB también reveló Scam Intelligence, una tecnología de rastreo de estafadores que ha sentado las bases de DRP, la solución propia de la empresa. En un año, el sistema ayudó a ahorrar 363 millones de euros a empresas de la región de Asia-Pacífico, Europa y Oriente Medio al prevenir posibles daños.

El número de infracciones relacionadas con la estafa y el phishing detectadas por Group-IB en Europa en 2020 creció un 39% interanual. Las investigaciones sobre las actividades de estafa de los actores de amenazas en todo el mundo realizadas por DRP ayudaron a clasificar los esquemas de fraude, con más de 100 esquemas básicos y sus modificaciones detectadas. Por ejemplo, un esquema con cuentas de marca falsas en las redes sociales (típico del sector financiero) implicó una media de más de 500 cuentas falsas por banco en 2020. Las compañías de seguros de todo el mundo, por su parte, sufren de phishing. El año pasado se crearon de media más de 100 sitios web de phishing por aseguradora.

En 2020, un esquema de fraude en varias etapas llamado Rabbit Hole, que abusaba de las marcas de las empresas, se dirigió principalmente al sector minorista y a los servicios on line. Los usuarios recibían un enlace de amigos, a través de las redes sociales o en aplicaciones de mensajería con la sugerencia de participar en un sorteo, una oferta promocional o una encuesta. Los usuarios realizaban una media de 40.000 visitas diarias a sitios web fraudulentos. Rabbit Hole atacó a los clientes de al menos 100 marcas de todo el mundo. Los actores de amenaza se esfuerzan por robar datos personales y de tarjetas bancarias.

Classiscam ha sido la estafa más utilizada en todo el mundo durante la pandemia. La estafa se dirige a personas que utilizan mercados y servicios relacionados con el alquiler de propiedades, reservas de hoteles, transferencias bancarias y comercio minorista on line, el uso compartido de vehículos y la entrega. El objetivo de este esquema es extorsionar dinero como pago por bienes inexistentes. Al menos 44 países, incluyendo Austria, Francia, Italia, Países Bajos y Reino Unido, han sido objeto de Classiscam. Según Group-IB, 93 marcas en total han sido objeto de abusos como parte de Classiscam. A principios de 2021, más de 12.500 actores de amenazas ganaron dinero a través de recursos de servicios de entrega falsos. El número total de sitios web involucrados en el esquema alcanzó los 10.000. Un grupo de amenazas de Classiscam gana hasta 97.000 euros al mes.

"El año pasado, el mundo se vio afectado por la pandemia de las estafas, que significa la afluencia de estafas online durante la pandemia a una escala nunca vista antes: si su empresa tiene éxito y es conocida, es cuestión de tiempo que los estafadores le echen el ojo", dijo Dmitry Tiunkin, responsable de Group-IB DRB, Europa. "Los riesgos digitales para las marcas, como las estafas online, la venta ilegal de productos y servicios y las infracciones de la propiedad intelectual, son los delitos más extendidos en Internet. El sistema Group-IB DRP proporciona a los analistas una herramienta para descubrir toda la infraestructura de los estafadores y conocer las distintas categorías de estafas que pueden dirigirse a sus organizaciones. Group-IB DRP ayuda a nuestros clientes a establecer la identidad de la persona que está detrás del engaño, reunir toda la información posible sobre ella y llevarla ante la justicia".

Contador